Flejadoras para productos frágiles

Cuando una empresa trabaja con productos frágiles siempre hay que tener especial cuidado con todas las manipulaciones que se les hagan y sus fases del proceso productivo, de principio a fin. Y es de este final del que vamos a hablar aquí: del flejado para conseguir un buen embalaje de productos frágiles.

En OMS España llevamos más de 70 años diseñando, fabricando y comercializando maquinaria para el embalaje. Gracias a esa experiencia, hemos podido ir viendo desde dentro cómo evolucionaba el sector y las nuevas necesidades que surgían.

En este post no queremos convencerte de que tienes que comprar nuestras flejadoras para productos frágiles, simplemente te daremos algunas pautas importantes a la hora de adquirir una. Y si luego quieres echar un ojo a nuestra oferta o hacernos una consulta, ¡estaremos encantados de atenderte!

¿Qué entendemos por productos frágiles?

Quizá te parezca que esto se sale un poco de lo que es el tema principal del artículo, pero es importante dejarlo claro para entender las características que deben tener las flejadoras para productos frágiles y por qué.

Un material frágil es aquel que se quiebra sin apenas deformarse (dependerá del grado de fragilidad). Es decir, para dejarlo bien claro: un producto frágil no es lo contrario a un producto blando, sino a uno dúctil.

Por tanto, puede que un material frágil resista bien a rayaduras o esfuerzos mecánicos, pero cuando se llega a su límite de resistencia, se quebrará o romperá, en lugar de deformarse.

Principales materiales frágiles para flejar

Aquí hay dos grandes grupos: cerámicas y vidrios.

Por supuesto, ambos tienen características distintas y sus composiciones no solo son diferentes, sino que la forma de combinar estructuras moleculares o materiales internos abre a cada uno un abanico enorme de posibilidades.

LEER -  Cómo asegurar el embalaje hermético de alimentos

En cualquier caso, siempre mantienen esas cualidades frágiles, excepto en casos muy concreto que necesiten requisitos específicos.

Características de las flejadoras para productos frágiles

Hay muchas cualidades que podemos exigir a una flejadora o máquina de embalar en general. Pero como ya sabes, los materiales frágiles necesitan ese cuidado especial y, por tanto, las máquinas que tratan con ellos deben estar a la altura.

Vamos a ver dos de esas cualidades especialmente interesantes y que, sin duda, deberán tener las máquinas que decidas comprar para tu empresa.

Automatización

Hay tres tipos flejadoras en cuanto a la intervención humana necesaria para su funcionamiento: manuales, semiautomáticas y automáticas.

En resumen podríamos decir que las manuales requieren una intervención total de un operario (colocar los bultos a empacar, los flejes y utilizar la herramienta flejadora), las semiautomáticas necesitarán que el operario coloque la carga en el compartimento adecuado y la active, y las automáticas tendrán todo el proceso automatizado, con el único requerimiento humano de programar su uso.

Con los materiales frágiles (sean duros o no) hay que evitar en la medida de lo posible que se produzcan fallos humanos que pueden romper o dañar irreparablemente la carga. Además, suelen ser notablemente pesados, lo que puede provocar que sea ineficiente y lesivo el traslado manual de esa carga.

Todo ello hace que las máquinas automáticas sean la solución ideal. Además de que su tiempo de ejecución es mucho menor que las alternativas y consiguen aumentar la eficiencia general del proceso productivo.

Cuidado de las cargas

Dos de los factores que más afectan al cuidado de la carga que se va a flejar son la tensión y las velocidades.

LEER -  Por qué es importante el embalaje para productos congelados

Como decíamos antes, los materiales frágiles no tienen por qué ser blandos (de hecho, suelen ser lo contrario). Esto significa que pueden aguantar tensiones del fleje bastante altas sin deformarse, pero si esa tensión es excesiva y el esfuerzo llega a sobrepasar los límites mecánicos, se romperán.

Y algo similar ocurre con las velocidades de tensionado: si es excesiva, pone en riesgo los productos. En este sentido, a priori habría que sacrificar eficiencia porque el flejado se debe hacer más despacio. Sin embargo, gracias a la incorporación de sistemas que permiten hacer el flejado y la recuperación a velocidades distintas, las flejadoras automáticas son capaces de mantener la eficiencia y el buen estado de tus materiales.

Oferta y alternativas

En OMS nos hemos especializado en el embalaje para múltiples sectores y tipos de materiales. Así conseguimos dar soluciones óptimas para cada empresa.

Puedes echar un vistazo a la variedad de flejadoras para vidrio o flejadoras para cerámica. Además, también incluimos otras alternativas, como hornos retráctiles, enfardadoras, etc.

No olvides que nos tienes a tu entera disposición para resolverte las dudas que tengas y así asegurarte de que tomas la decisión correcta. ¡Ponte en contacto con nosotros y hablemos!

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *