Diferencias principales entre encapuchadoras y retractiladoras

Estos dos tipos de máquinas de embalar son comúnmente confundidas entre ellas. Es cierto que comparten varias características en común y el resultado puede ser parecido a simple vista, pero te aseguramos que hay cualidades que harán que una u otra sea el tipo óptimo para tu empresa y, sobre todo, que protegerán mejor tus productos. Por eso, en OMS España hemos decidido publicar este artículo con las principales diferencias entre encapuchadoras y retractiladoras.

Eso sí, debes tener en cuenta que es imposible explicar y detallar todo. La intención del post es hacer un resumen para que entiendas la diferencia a rasgos generales y que te puedas hacer a la idea de cuál te conviene más.

Después de esta lectura vendrá el trabajo de investigar el modelo concreto que más se adapte. Y si te quedase alguna duda de la diferencia entre encapuchadoras y retractiladoras o de cuál comprar concretamente, tienes a nuestro equipo de atención al cliente siempre disponible. Ponte en contacto y recibirás el asesoramiento más profesional posible.

¿Cómo se mantiene una retractiladora? 

Proceso de trabajo

El proceso de encapuchado se podría decir que es más completo, o al menos más laborioso, que el retractilado. Aunque por suerte, al estar ambos automatizados, no tendrás que preocuparte de nada.

Para encapuchar la carga, primero se debe colocar el film estirable o retráctil (en función del tipo de encapuchadora que sea) alrededor del producto a embalar. A continuación, se corta el rollo de film según la cantidad que haya sido necesaria y se termina de ajustar. Aunque en función de la encapuchadora, también puede que primero se haga el corte del rollo y luego se coloque alrededor de la carga directamente. Por último, se elimina el aire que quede entre el film y la carga, y se sella el film con calor.

LEER -  Los usos de la encapuchadora automática para proteger tu mercancía  

En cambio, el horno retráctil solo realiza una función parecida a las dos últimas fases del encapuchado. Es decir, recibe el film ya colocado alrededor de la carga a embalar y utiliza procesos de calor para sellar de forma hermética.

A parte de estar especializados en estos dos sistemas de embalaje, es importante mencionar que OMS Group tiene un tercer sistema; la encapuchadora retráctil, dos máquinas en una: la máquina encapucha y retractila el film en una sola estación.

Como podrás imaginar, las encapuchadoras necesitan también más partes o módulos para hacer su embalaje. Vamos a ir repasando los principales y así diferenciar entre éstas y las retractiladoras.

Estructura

Las mayores diferencias que aparecen en las estructuras vienen dadas por los propios módulos que tienen que incluir. En ambos casos, deben estar construidas con materiales metálicos de alta calidad, que resistan esfuerzos mecánicos y caloríficos.

Travesaño con pinzas

Aquí tenemos una de las partes exclusivas de las encapuchadoras, ya que estas pinzas son las encargadas de utilizar el rollo de film y colocarlo alrededor de la carga. Por tanto, en el caso de los hornos retráctiles, este módulo no es necesario.

Elementos de corte

Como las retractiladoras no necesitan colocar ni cortar el film, puesto que se limitan a fijarlo bien entorno a la carga, tampoco necesitarán estos elementos de corte, como sí es el caso de las encapuchadoras.

Elementos de soldadura

Ambos tipos de máquina necesitarán estos elementos que apliquen calor para fijar el film. Así que, los elementos de soldadura, aunque tienen diferencias entre ellos, aparecen en encapuchadoras y retractiladoras.

Arcos

Para las encapuchadoras, el arco superior es el encargado de desplazarse alrededor de la carga para ir colocando el film utilizando motores y otros elementos eléctricos. Como podrás imaginar, un horno retráctil no va a necesitar estos mecanismos y, por tanto, aquí tenemos otra diferencia fundamental entre ellas.

LEER -  ¿Cuáles son los usos de la cinta de teflón en el embalaje? 

Instalación de aire comprimido

Los elementos que la componen tienen la finalidad de extraer todo el aire que quedaría entre el film protector y la carga a proteger. En ambas máquinas aparecerá esta instalación, aunque también hay otros métodos para hacer esa labor, como los caloríficos.

Cuadro eléctrico

Es el responsable de que cada una de las partes que hemos visto (entre otras) tenga la energía eléctrica que necesita para funcionar, algo estrictamente necesario en cualquier máquina de embalaje.

diferencias encapuchadoras y retractiladoras

Materiales utilizados

Viendo las diferencias en la composición de cada máquina ya puedes intuir que hay diferencias en los materiales utilizados, sobre todo en aquellos elementos exclusivos, como pueden ser las pinzas que manipulan el film.

En cualquier caso, el material utilizado en el embalaje para las encapuchadoras puede ser film estirable o film retráctil, lo que condicionará a su vez la inclusión de algunos elementos o módulos.

Esta diferencia de films disponibles no aparece en los hornos retráctiles, puesto que siempre deben trabajar con film retráctil.

Coste

Por último, el coste de las encapuchadoras del mismo nivel es más elevado que el de los hornos de retracción, pero también aportan más procesos en el embalaje. Es decir, quizá un horno retráctil requiera menos inversión, pero si tienes que invertir también en otras máquinas que lo complementen, quizá el coste termine siendo mayor.

Asimismo, debes calcular también los costes variables que conllevará el uso de un horno retráctil (con el resto de máquinas complementarias si fuesen necesarias) respecto a la encapuchadora. Al final dependerá de tu propia empresa y de sus recursos.

LEER -  Máquinas de embalaje, Conoce los tipos de maquinaria de embalaje y sus funciones

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *