Tipos de embalajes más útiles para electrodomésticos

Cuando pensamos en electrodomésticos, es inevitable pensar en grandes y costosos aparatos que nos facilitan la vida; ya sea para uso personal o profesional. Por tanto, para evitar posibles daños y desperfectos es indispensable saber distinguir bien entre los tipos de embalajes más útiles.

Hoy en día, nos encontramos con muchos tipos y materiales distintos con los que protegerlos mientras se transportan o, simplemente, para almacenarlos durante algún tiempo. Sobre todo, si van a estar a la intemperie o bajo ambientes agresivos.

Es importante que no haya fisuras en los embalajes, ya que cualquier pequeña debilidad se puede transformar en la aparición de óxido, de pequeños golpes y, en el peor de los casos, que se tenga que tirar el electrodoméstico en cuestión por una falla mayor.

Tipos de embalaje por materiales

Para asegurar que no nos encontraremos con esos puntos débiles en los embalajes, casi siempre se deberán componer de varias capas. De esta manera, para distinguir entre tipos de embalajes, fundamentalmente hablaremos del material que se utiliza en cada capa.

También se puede dar la posibilidad de usar solo uno o varios de los materiales que vamos a mencionar, especialmente cuando se trata de pequeños transportes a nivel personal.

Poliestireno expandido

A este material se le llama de mil maneras distintas: corchopán, corcho blanco, poliexpán, porexpán… Si no lo has reconocido por un nombre, seguro que lo habrás reconocido por otro.

Efectivamente, es ese material espumoso de color blanco que se utiliza para proteger el aparato de fuertes golpes o caídas. Gracias a su propia morfología, es capaz de absorber la energía de esos impactos sin que repercutan en el electrodoméstico.

READ  5 Claves para elegir el palet adecuado

Además, cuenta con otra característica fundamental, y es la facilidad de conformar distintas figuras a través de la fabricación por moldeo.

Papel de burbujas

Es una fina superficie plástica que incorpora burbujas de aire a modo de amortiguador. Al igual que el poliestireno expandido, se utiliza para absorber la energía de impactos.

Una de las diferencias principales entre ellos será la propia naturaleza del embalaje, ya que el papel de burbujas se utiliza para envolver el electrodoméstico por ser flexible, mientras que el poliestireno se utilizará para mantenerlo en una determinada posición dentro de una caja por ser más rígido.

Cartón

Con cartón se fabrican las cajas en las que se guardarán los electrodomésticos una vez se hayan recubierto con los anteriores materiales. Pero también se utilizan para envolturas más especiales, con formas de rollos u otras personalizadas.

Como podrás imaginar, es imprescindible para transportarlos de forma segura.

Papel Film

Por último, lo que también se hará para protegerlos será cubrirlos con papel o plástico film. Este material se utiliza en infinidad de industrias distintas, gracias a sus propiedades elásticas y selladoras, que aseguran una perfecta envoltura.

En concreto, se utiliza el film retráctil para enfardar estos aparatos. Así, se le protege perfectamente contra la suciedad y se facilita su manipulación, gracias a que se agruparán en grandes paquetes.

Cuál es el mejor embalaje para electrodomésticos

Combinando uno, varios o todos los materiales que hemos visto, se pueden constituir distintos tipos de embalaje.

Puedes pensar que el mejor embalaje será el que lleve una capa de cada material, puesto que así será la manera más segura de transportar un electrodoméstico. Sin embargo, si embalásemos un objeto con capas innecesarias, supondrá que se está sobreprotegiendo, aumentando el coste económico y de tiempo para nada.

READ  Máquinas para evitar lesiones por sobreesfuerzo en un almacén 

Por tanto, no se puede elegir un embalaje perfecto en general. Habrá que hacer un estudio o análisis previo en cada caso y así determinar cuál es el más apropiado.

Cómo elegir mi embalaje perfecto

Para ello, lo primero será estudiar de qué se debe proteger al electrodoméstico: de fuertes golpes, caídas, condiciones climatológicas adversas, pequeñas rayaduras… En función de eso, habrá que elegir los materiales y capas necesarios.

Además, también tendrás que contar con el tipo de transporte. Por ejemplo, si vas a necesitar mover muchos aparatos, seguramente sea conveniente envolver varios en un mismo paquete utilizando el film retráctil para ahorrar tiempo.

En cualquier caso, ten en cuenta que puedes contactar con nuestro equipo de atención al cliente. En OMS-España llevamos años trabajando con distintos tipos de embalaje y estaremos encantados de asesorarte en lo que haga falta.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *