Tipos de flejado y sus diferencias | Horizontal, vertical, manual y automático

El flejado es un sistema de embalaje que reporta grandes beneficios a un bajo coste. De forma general, podríamos resumirlo en que consiste en colocar la cinta (fleje) alrededor de varios bultos o cargas para agruparlas, consiguiendo que sea mucho más eficiente transportarlas y almacenarlas.

Pero no es tan sencillo, porque hay varios tipos, cada uno con sus características, diferencias y, como puedes imaginar, su idoneidad para cada empresa. Así que, para ayudarte a entender cada uno de estos tipos y que puedas tomar la decisión de cuál es mejor para ti, hemos preparado este post.

Aún así, si necesitas un asesoramiento personalizado puedes ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos con la elección de tus sistemas de embalaje con todo lujo de detalles.

¿Cuáles son los tipos de flejado?

Si hablamos de tipos de flejado no nos podemos limitar a una única característica para diferenciarlos, sino que tenemos que atender al nivel de automatización y a la orientación de las máquinas de flejado. Antes de entrar a analizar cada uno de los tipos según estas dos diferenciaciones, conviene dejar bien claro que no hay un tipo mejor que otro per se, sino que se deberá adaptar a tu empresa por eficiencia, precio, tamaño, versatilidad, etc. Por eso es importante que sepas todos los tipos de flejado que hay, para así poder hacer una buena elección.

Tipos de flejado por nivel de automatización

El nivel de automatización hace referencia a la necesidad de intervención humana para llevar a cabo el proceso de fleje. Es decir, te dirá si es necesario que haya un operario junto a la máquina flejadora y si es así, de qué manera tiene que hacerlo.

La elección de una manual o automática puede parecer una decisión que solo afectará a la eficiencia en ese último paso de embalaje, pero una elección poco eficiente influirá de forma directa en lo que se tengan que retrasar el resto de tareas, tanto las que preceden (proceso productivo), como las siguientes (almacenamiento y transporte).

Flejadoras manuales

En primer lugar, tenemos estas herramientas de mano que permiten a un operario colocar el fleje en torno a las cargas a embalar.

Para llevarlo a cabo, se necesita una intervención total del trabajador. Deberá encargarse de llevar la carga hasta el punto de embalaje (o llevar él la flejadora hasta ese punto), colocar el fleje alrededor de esos bultos, introducir los extremos en los orificios de la herramienta y activar el proceso de tensado y soldadura.

De los tres tipos de flejadoras según la automatización, es el menos eficiente en general, pero también es el que tiene un menor coste y mayor versatilidad a la hora de poder flejar en varias zonas gracias a que se pueden considerar hasta herramientas portátiles.

 

Flejadoras semiautomáticas

Si subimos el nivel de automatización de forma ligera nos encontramos con las semiautomáticas. Como su nombre indica, no son totalmente autónomas. Entonces, ¿qué significa esto?

LEER -  Sistemas de trazabilidad: Qué son y cómo pueden mejorar tu productividad

Son máquinas que hacen el proceso de flejado sin necesidad de que haya un operario que haga toda esa colocación del fleje que veíamos con las manuales, pero no dispone de los mecanismos necesarios para que la carga sea llevada hasta la zona donde se hace el flejado.

Por tanto, la eficiencia y velocidad al flejar son mucho más altas que en el caso de las manuales, pero se sigue necesitando una intervención humana que, en función de la empresa, puede suponer un ralentizamiento en el proceso productivo.

Flejadoras automáticas

Este es el tipo de flejadora que te permitirá no tener que preocuparte del flejado, porque lo harán todo de forma autónoma. No será necesario ni transportar las cargas —que podrán ser llevadas hasta la flejadora y movidas desde ahí con cintas transportadoras—, tampoco tener que activar el proceso de tensionado y soldadura del fleje.

Cabe mencionar que el nivel técnico del operario tiene que ser más alto, para poder ajustar el sistema de forma adecuada. Aunque pueda parecer una pega al necesitar de alguien especializado para utilizar un sistema automático, este será mucho más eficiente y le secará todo el rendimiento asegurando de que ese flejado será siempre perfecto.

Tipos de flejadora según la orientación: Flejado horizontal y flejado vertical

Ya sabes que flejar es colocar y tensar la cinta —fleje— para agrupar varios bultos. Pero también tenemos dos posibilidades básicas, colocar ese fleje con un mecanismo horizontal o con uno en posición vertical. La cuestión de siempre: ¿cuál es mejor? Y, como ya sabesm, la respuesta de siempre: depende.

En función del tipo de productos y la organización de la empresa, entre otras variables, convendrá utilizar un sistema de embalaje de flejado horizontal o vertical.

Por otra parte, cabe aclarar que para las flejadoras de mano no se aplicaría esta distinción, puesto que el operario que haga de forma manual la operación podrá elegir a su conveniencia cómo coloca esa cinta.

Flejado horizontal o lateral

Para hacer un flejado lateral u horizontal, las máquinas automáticas cuentan con un cabezal especial colocado en uno de los mástiles verticales que componen la estructura principal.

Los modelos para el flejado horizontal te ayudarán a conseguir agrupar tus productos para tener una seguridad añadida ante posibles desprendimientos. Esto es algo fundamental en ciertos tipos de producto, sobre todo en los que tienen superficies lisas.

Además, si trabajas con productos que se agrupan por capas, podrás olvidarte de tomar medidas para evitar que se desplacen; se compactará el paquete manteniendo su centro.

flejado horizontal o lateral

Flejado vertical

La otra cara de la moneda, como es lógico, son las máquinas de flejado vertical. Cuentan con un cabezal en la parte superior de la estructura principal, que es el encargado de llevar las tareas de flejado a cabo.

LEER -  Cómo establecer una cadena de embalaje eficiente

A diferencia de las laterales u horizontales, su función está más enfocada en agrupar los productos (o paquetes de productos) a los palés. Por otra parte, hay algunos casos en los deberás que asegurar el tensado con una prensa.

flejado vertical

Las flejadoras verticales automáticas que cuentan con un transportador para las cargas, el arco principal es abierto, lo que permite que se introduzca una lanzadera en el hueco del palé a flejar.

Escoger entre una máquina de flejado horizontal o una máquina de flejado vertical dependerá del tipo de producto que se quiera flejar, y en general de la utilidad que vaya a darse a la máquina.

Mencionar que tanto en flejadoras verticales cómo horizontales, es muy habitual la inserción de protectores de producto que se aplican entre el producto y el fleje, como pueden ser las  cantoneras,  protectores o laminas de carton.

Ya por último, por si tu empresa trabaja con productos de grandes longitudes, es importante que sepas que este tipo de flejadoras pueden contar con mecanismos para insertar tacos intermedios en los palés y así aumentar la rigidez.

Actualmente, en OMS contamos con máquinas de flejado mixtas que son una alternativa para cuando buscamos un flejado que combine ambas características. Es decir, cuando buscamos agrupar los productos entre sí, y a la vez fijarlos.

flejado mixto

Encuentra en OMS el tipo de flejado que mejor se adapta a tu empresa

En la sección anterior ya te hemos presentado alguno de nuestros modelos, pero estamos seguros de que ahora no te va a quedar ninguna duda acerca de las posibilidades de trabajar juntos. Y como cabe la posibilidad de que no sepas exactamente por cuál de ellas optar, recuerda que te puedes poner en contacto con nosotros para que te ayudemos a elegir.

Cuéntanos tu caso para que podamos buscar las características que más te convienen, dejando de lado de las que no podrás sacar provecho, y así te podremos ofrecer un presupuesto justo para una compra ideal.

Selección de máquinas para flejado manual

En OMS España encontrarás flejadoras manuales de batería y neumáticas. Varios modelos para cada tipo, por supuesto. Si necesitarás hacer un trabajo muy continuado y dispones de una instalación neumática cerca del lugar donde se harán los flejados, entonces las neumáticas son la solución perfecta. Por otra parte, si son trabajos puntuales o no tienes esa instalación neumática disponible, las flejadoras de batería son lo mejor.

Elijas la que elijas, los operarios que tengan que utilizarlas disfrutarán de una comodidad y una ergonomía que no encontrarás en otros sitios. Gracias al diseño adaptado y al bajo peso (aún menor en las neumáticas por la ausencia de batería), no tendrás que preocuparte por lesiones.

La elección de una máquina manual, también depende de la tensión de flejado que se requiere,  el grosor y ancho del fleje y la autonomía de la batería (en el caso que que no sea neumática).

LEER -  Tipos de flejadoras ventajas y desventajas

Existen también diferentes modelos en función de su nivel de automatización. Suena extraño hablar de un maquina manual y automatización al mismo tiempo pero hay maquinas que una vez el fleje está colocado, con un solo botón se puede hacer el estiraje (a la tensión deseada), la soldadura y el corte sin que el operario tenga que hacer otra cosa que sujetar la herramienta; las hay por otro lado que el operario tiene que ejecutar los tres pasos en diferentes pulsadores y/o palancas.

tipos de flejado

Selección de máquinas para flejado semiautomático

Si subimos el nivel de automatización hasta las semiautomáticas tenemos dos opciones: el módulo de flejado OMS 600 y la flejadora semiautomática OMS TP702.

La primera opción consta de una flejadora manual con un carro compensado para el soporte de este de forma que es más cómodo transporte. Es decir, no tendrás que llevar la carga a embalar hasta ella, sino que podrás mover la propia flejadora hasta donde necesites gracias a las ruedas que lleva incorporadas.

En el caso de la flejadora semiautomática es un modelo de uso más tradicional, pero con tecnología puntera. También incorpora ruedas para ser transportada hasta donde se la necesite, pero su peso y tamaño son superiores.

Selección de máquinas para flejado automático

Por último, nuestra gama de máquinas automáticas es tan amplia que requeriría un solo artículo para resumirte las características principales. Pero lo que sí te podemos contar aquí es que todas tienen una forma de programación muy intuitiva.

Cuando distinguíamos este tipo de flejadoras frente a las manuales y semiautomáticas hacíamos referencia a que es necesario programarlas para tener unos resultados siempre perfectos. Y con nuestras opciones, será más fácil que nunca.

Todas están fabricadas con los mejores materiales y hay opciones especializadas en sectores como la automoción, los electrodomésticos y la alimentación, entre muchos otros.

Lo primero que deberás valorar es el tipo de producto, sus características y el flujo de producción, porque es lo que te indicará si tu flejadora ideal es vertical u horizontal, con qué nivel de automatización y qué cabezales; o si se necesitarán elementos extra, como un compactador, una ballesta, un compresor, etc.

A continuación, ya podremos llevar a cabo un proceso más personalizado. Este consistirá en diseñar el arco principal de la máquina, principalmente, en función del tamaño de los palés, los paquetes de productos y el nivel de automatización.

En OMS España tenemos a tu disposición un equipo de profesionales expertos en flejadoras para cualquier duda que pueda surgirte a la hora de escoger tu máquina de flejado. Ponte en contacto con nosotros y te atenderemos sin ni

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *