Aplicaciones de los flejes automáticos

Si trabajas en una empresa del sector industrial, ya conoces de primera mano la importancia de un buen embalaje para las diferentes mercancías. Y es que este es la clave para garantizar su transporte eficiente y seguro. Unas de las máquinas involucradas en este proceso son las flejadoras, que pueden ser automáticas o semiautomáticas. ¿No sabes para qué sirven los flejes automáticos? ¡Sigue leyendo! Te contamos todo lo que necesitas saber.

En qué consiste y qué es un fleje

Todos hemos visto un fleje en más de una ocasión. Estos son las cintas de plástico o metal que se usan para fijar o asegurar el embalaje de una gran multitud de productos. Su uso se, debe, sobre todo a su gran resistencia a la hora de agrupar objetos pesados. Son muy típicos de la industria del embalaje, aunque también puedes verlos en otros sectores.

Qué tipos de fleje existen por materiales

Por supuesto, no todos los flejes son iguales. Así, hacemos una distinción de flejes en base a los materiales. Al día de hoy, existen flejes de acero, de polipropileno, de poliéster y textiles.

Qué es un fleje de acero

Es el más fuerte de los tres y destaca por su alta resistencia a la rotura y a la tracción. Suele utilizarse para cargas muy pesadas, por lo que es común verlo en la industria de embalaje de materiales pesados, aunque puede aplicarse en muchas otras situaciones. Este tipo de fleje se comercializa en bobinas de acero y pueden ser de diferentes tipos: inoxidables, templados, sin templar, laminados en frío…

Qué es un fleje de polipropileno

Este es uno de los más conocidos. Su material es muy ligero y presenta una alta resistencia a la tensión, aunque no en la misma medida que los de acero. Este tipo de fleje es más económico que el anterior, se presenta en una gran gama de colores y tamaños y cuenta con una gran adaptabilidad a la forma de los productos a sellar, sin llegar a dañarlos. Suele utilizarse para atar y asegurar mercancías durante el transporte. Para unir este fleje necesitarás grapas de acero, soldadura por calor y por vibración.

READ  Un tipo de fleje textil para cada necesidad de flejado

Qué es un fleje de poliéster

Este tipo de material es muy utilizado en la industria. En el caso de los flejes, los de poliéster suelen ser los más usados en el flejado de madera, cerámica y unificación de cargas paletizadas, entre otros. Estos flejes cuentan con una gran absorción de la fuerza de choque, incluso mayor que la del acero, y con una buena memoria a nivel de deformación. Al igual que el anterior, consiguen amoldarse bien a la forma de las mercancías sin provocarles ningún daño ni dejar ningún tipo de marca en los productos que están embalados.

Qué es un fleje textil

Si no quieres usar un fleje de acero, pero sí necesitas sujetar algún tipo de mercancía especial o carga pesada, estos flejes pueden ser una buena opción. Destacan por su alta elasticidad y resistencia y necesitan hebillas metálicas para su sellado.

Qué esperar de una flejadora automática

Si buscas que una máquina se ocupe del proceso de flejado por ti sin que nadie más tenga que intervenir en el proceso, las flejadoras automáticas son para ti. Estas dan respuesta a diversas necesidades de fijación, como las cargas ligeras, las pesadas, las delicadas… y te permiten trabajar el fleje a una velocidad mayor que las manuales.

En este tipo de máquinas encontrarás un eje automático motorizado que es el encargado de que la bobina de fleje funcione. El diseño de los diferentes elementos de las flejadoras automáticas, como los bastidores, está pensado para que no haya vibraciones y, consecuentemente, no se produzca ningún tipo de daño en la carga, que llega a la flejadora de forma automática con la ayuda de rodillos o cadenas transportadoras.

READ  Máquinas de embalaje | Conoce los tipos de máquinas de embalaje y sus funciones

¿Te han quedado dudas sobre los flejes o las flejadoras automáticas? ¡Pregúntanos!, nuestro equipo hará un estudio de tus necesidades de embalaje para darte la mejor solución, aquella que te ayude a optimizar el proceso de embalaje.

Valore este post

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *