Descubre las diferencias –y las ventajas- de las flejadoras neumáticas y de batería 

Una flejadora para cada necesidad  

Llegado el momento de elegir una flejadora, pueden surgir dudas ante qué opción es la más conveniente de aquellas disponibles en el mercado.

Aunque en el momento de la compra, un proveedor adecuado ofrece indicaciones –con previo análisis de la cadena de embalaje-sobre qué flejadora es la más adecuada, es conveniente conocer de antemano los principales tipos, así como diferencias entre los tipos de una de las maquinarias de embalaje más solicitadas por nuestros clientes.

En este sentido, dentro de la categoría de las manuales para producciones de menor volumen, existe confusión en torno a las flejadoras neumáticas y de batería. Por ello, hoy en OMS te contamos las principales diferencias, para que puedas elegir aquella que mejor se adapta a tus necesidades. No te lo pierdas.

Antes de nada…

Sobre las flejadoras manuales, una solución eficiente

Estas flejadoras están concebidas para producciones  pequeñas o medianas, y su ergonomía permite un manejo muy práctico. Para esta máquina suele necesitarse un carro devanador para facilitar el desplazamiento de la bobina del fleje.

Como ejemplo, dentro las flejadoras manuales encontramos aquellas de batería, que también pueden ser con 1 solo pulsador (semi automáticas) o 1 pulsador para cada función, estas funcionan con flejes de polipropileno o poliéster.

La flejadora neumática, el poder del aire comprimido

Tal y como te comentábamos, la neumática entra dentro de la categoría de las flejadoras manuales, aunque el resultado del proceso es similar a la de batería, el medio es diferente, ya que funciona mediante un sistema de aire comprimido.

Este sistema de aire comprimido proporciona la tracción necesaria para el accionamiento del mecanismo, la posterior tensión del fleje y, por último, el corte del mismo. 

READ  Sobre la importancia de un buen embalaje en la industria del papel

Además permite la posibilidad de cerrar el fleje con grapa o mediante el soldado del material y admite diversos tipos de flejes.

La flejadora de batería

En cuando a la flejadora de batería pertenece a la categoría de las manuales eléctricas y su mecanismo se alimenta mediante una batería recargable integrada en la misma.  

Realiza el sellado mediante vibración y admite flejes de diversos materiales.

Ventajas de una flejadora

La flejadora permite, con un bajo coste, asegurar y proteger la mercancía ¿un valor añadido? El proceso de flejado requiere una inversión inicial en la maquinaria, sin embargo, el gasto en consumibles y accesorios no es elevado, ya que tanto el fleje como las hebillas/grapas de cierre, por ejemplo, son materiales de bajo coste, a excepción de aquellos con materiales especiales.

En resumen, las ventajas de la flejadora son las siguientes:

  • Protección y seguridad de los bienes
  • Inviolabilidad
  • Personalización de las opciones de flejado
  • Agrupación de los bienes
  • Mínimos desmoronamientos durante el transporte
  • Optimización del tiempo que resulta en un ahorro de costes
  • Consumibles eficientes y económicos

En definitiva, si tienes una producción, ya sean de mayor o menor volumen, seguramente necesites una flejadora.

Y en OMS tenemos un equipo de I+D que se encarga de diseñar soluciones adaptadas a tus objetivos y producción.

Contacta con nosotros, te guiaremos en todo el proceso de compra.

OMS, 70 años al servicio de la industria del embalaje.

 

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *