Embalaje secundario: qué es y para qué sirve

Embalaje secundario: imprescindible para asegurar la integridad de tu mercancía

Algo tan sencillo como es el envoltorio de la mercancía ha evolucionado hasta el punto de convertirse en toda una técnica que incluso cuenta con su propia disciplina académica en diseño – diseño de packaging. 

Así, con una conciencia cada vez mayor en cuanto a la presentación y protección del producto, la estructura del embalaje se adapta y evoluciona de igual manera.

En este sentido, a la hora de embalar, existen diferentes niveles que, en conjunto, cubren todas las necesidades de protección, que cambia según el producto y las necesidades del transporte.

Desde el embalaje primario que conforma un nexo de unión con el cliente, pasando por el embalaje secundario que apoya la estrategia de transporta hasta el embalaje terciario que engloba y mejora los anteriores.

Como verás, existen diferentes niveles en la estructura de protección de la mercancía. Y para que conozcas lo que te puede aportar cada uno en tu estrategia de embalaje, hoy en OMS España te contamos todo sobre el embalaje secundario. No te lo pierdas.

Qué es el embalaje secundario: definición

El embalaje secundario su definición consiste en: el embalaje que se compone de varios envases primarios, lo que facilita su traslado y distribución comercial. De esta manera, el embalaje secundario facilita el proceso de venta para reaprovisionar las unidades necesarias para el consumidor.

Aunque este es un uso común, el embalaje secundario es sobre todo, un medio para facilitar el transporte.

Algunas empresas que aún no están familiarizadas con estos conceptos piensan que este tipo de embalaje no termina de ser rentable porque, al fin y al cabo, supone tener que contar con más materiales y máquinas preparadas para trabajar con ellos.

Sin embargo, está más que demostrado el hecho de que termina reportando un ahorro económico enorme a medio y largo plazo. Y no solo eso, sino que en muchas ocasiones ni siquiera es necesario invertir en nuevas máquinas y buscar nuevos materiales. Gracias a que, como veremos a continuación, hay muchos materiales que se pueden reutilizar para que actúen como elementos de embalaje primario o secundario.

También cabe mencionar, por supuesto, que si las máquinas están suficientemente preparadas, podrán ser utilizadas para embalar un único bulto (embalaje primario) o varios a la vez (embalaje secundario).

Por lo tanto, el embalaje secundario conforma un punto de encuentro importante  para minimizar las posibles contingencias por rotura, pérdidas…etc. En este sentido, la inclusión -y correcta elección- del embalaje secundario es esencial en toda empresa que se dedica a la producción y posterior expedición de mercancía.

Ejemplos de embalaje secundario

Como siempre, no hay nada como ver ejemplos para aclarar ideas.

En este caso, uno de los ejemplos más claros de embalaje a este nivel lo encontramos con el film estirable o de plástico transparente.

Su uso más común reside en proteger objetos únicos, pero el embalaje secundario de cajas también es muy útil para agrupar y estabilizar la de varios productos, facilitando el transporte y mejorando la seguridad.

Por otra parte, recuerda que los flejes se utilizan para fijar varios bultos entre sí al igual que el film, solo que sin envolverlos completamente y bajo otros principios de trabajo. Por tanto, el flejado es otro buen ejemplo de embalaje secundario.

  • ¿Un ejemplo de este materiales en este nivel de embalaje? El film de plástico transparente o el fleje de diferentes materiales: ambos sirven para estabilizar y agrupar la mercancía.

Tipos de embalaje secundario

Aparte de los ejemplos ya mencionados, debes saber que hay infinidad de tipos distintos de este embalaje. 

Tanto es así, que hay incluso subtipos. Por ejemplo, no solo hay embalaje secundario de cajas, sino que entre ellos podemos distinguir según sus materiales (madera, plástico, cartón, etc.), su función principal (exposición, traslado, etc.) o sus accesorios (tapas, solapas, rejillas, etc.).

Asimismo, también hay otros tipos generales de embalaje secundario: envolturas de film estirable, estuches, cestas, sacos, bandejas, etc.

Te puede interesar el siguiente artículo: ¿Qué es y para qué sirve el embalaje terciario? 

Principales usos y funciones

  • La principal función del embalaje secundario es conformar una unidad de carga para su posterior traslado, almacenamiento o distribución 
  • Agrupar varias unidades del embalaje primario
  • Servir como presentación del producto en el punto de venta
  • Sirve como refuerzo tras el embalaje primario para la protección de la mercancía
  • Se utiliza para la contención de la mercancía

En definitiva, el segundo nivel de envasado conforma un refuerzo del embalaje primario, así como una extensión a nivel colectivo de las necesidades de protección.

En uno de sus principales usos como expositor en el punto de venta, es de especial relevancia el uso de las herramientas de diseño para que, además de ofrecer protección, sea parte de la estrategia de marketing.

Así, el uso del embalaje como parte de la estrategia de imagen de marca es un recurso cada vez más utilizado, y no es para menos, ya que reporta toda una serie de beneficios tanto a corto como largo plazo.

El material puede ser de madera, vidrio, cartón o plástico, espuma, metal o papel entre otros. También existen una serie de envases tales como contenedores para grandes volúmenes de carga, las plataformas como palets o las grandes bolsas y sacos.

Diferencias entre embalaje secundario y terciario

Como breve resumen, los tipos de embalaje son los siguientes:

  1. Primario: contacto directo con la mercancía
  1. Secundarios: Transporte de productos que tienen el envase primario
  1. Terciarios: transporte embalajes de tipos secundarios

Es decir, la diferencia entre el embalaje secundario y el embalaje terciario reside en la cantidad y tipos de envases que se están embalando. Se podría decir que el terciario es un paso más para facilitar el transporte de mercancía, aunque es mucho menos frecuente por ser utilizado en momentos más concretos.

Como verás, en los diferentes niveles, cada uno ofrece un punto fuerte en la planificación estratégica del embalaje.

Sin embargo -y esta es una de las mayores ventajas- sus usos y funciones se pueden intercambiar, siempre con el objetivo de personalizar el embalaje en base a las necesidades. Y como siempre, la personalización y adaptación en el embalaje es sinónimo de éxito.

LEER -   ¿Cómo funciona el embalaje al vacío y cómo me puede ayudar? 

¿Necesitas materiales de embalaje? En OMS tenemos un catálogo que te sorprenderá.Consulta con nosotros. Te guiaremos en todo lo que necesitas.

2 Comentarios

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *