Cómo gestionar el inventario de tu almacén: las 7 claves

¿Cómo gestionar el inventario de tu almacén? Control de stock, inventario…da igual cómo se diga, tan solo pronunciarlo produce pavor y es que el simple hecho de pensar en tener que contar todos los productos genera desasosiego, y lo entendemos. 

Sin embargo, el control de stock es una parte esencial en cualquier almacén, ya que se trata de un marcador que nos indica las potenciales ganancias con esos productos en espera, así como los beneficios de la venta de los productos que ya han salido.

Así, un buen control de inventario se traduce también en una mejora del flujo de caja, y por lo tanto: en beneficios.  

¿Quieres conocer cómo gestionar un inventario de almacén? ¿Y por qué es tan importante? Hoy en OMS te contamos todo lo que necesitas saber relacionado con la gestión de los almacene mediante software de gestión y maquinaria de embalaje automatizada.

La importancia del manejo del inventario  

Algo tan simple como contar los productos en stock, se convierte en una importante estrategia de las empresas para planificar su gestión, y así evitar pérdidas. 

Contabilizar los productos físicos que existen en stock significa conocer la cantidad que se puede despachar, las potenciales ganancias y calcular cuánto se ha vendido hasta entonces. Por ello, tener un control también te permite mejorar el flujo de caja al ser consciente de los productos que tienes y no vendes. Pagaste dinero por ellos y ahora necesitas recuperarlo con beneficios.

Diferencia entre gestión de almacén y gestión de stock

Antes de entrar en los 7 puntos fundamental es a abordar, creemos que es necesario dejar bien claro cuál es la diferencia entre gestionar un almacén y gestionar el stock. De hecho, es posible que tú mismo confundas ambos conceptos, pero uno engloba muchas más cuestiones.

LEER -  Cómo embalar alimentos de forma óptima

Cuando hablamos de gestión del stock en una empresa, nos estamos refiriendo a los sistemas que se implantan para controlar que siempre haya materias primas suficientes como para alimentar el proceso productivo y para que los clientes siempre tengan a su disposición los productos que necesiten. Es decir, estaremos hablando de la gestión de los materiales y de los productos para evitar situaciones críticas como roturas de stock.

Por otra parte, si en vez de gestión de stock, hablamos de gestión de almacén, entran en juego muchas otras variables, aunque también incluyendo la gestión del stock. Por ejemplo, se incluyen en esa gestión del almacén la propia ubicación de los almacenes, la distribución de los productos en él, los caminos que se deberían seguir en su salida y entrada, las máquinas disponibles para trasladarlos, embalarlos, etc.

Así que, recuerda que cuando hablamos de gestionar el inventario o el stock, es algo mucho más específico, tratando solamente las variables que influyen en los propios productos o materiales del almacén.

7 Claves para gestionar el inventario

Para elaborar un inventario sólido que te permita tener un control sobre tu stock físico puedes optar por lo siguiente.

1. Documentación en la gestión de almacenes

Este punto es muy importante y muchas veces se pasa por alto porque parece que se necesita invertir mucho tiempo sin un resultado tangible. Sin embargo, cuando se tiene toda la gestión del almacén y los productos bien documentada, conseguiremos muchas ventajas estratégicas.

La primera de ellas, por supuesto, es la de hacer entender a los operarios cómo han de trabajar, tanto en situaciones ordinarias, como en extraordinarias, especialmente. Es muy frecuente que por costumbre, los trabajadores sepan qué tienen que hacer y cómo, pero cuando surgen ciertas situaciones puntuales, estos necesitarán tener unos documentos a los que acudir para saber cómo reaccionar.

LEER -  Claves para elegir el embalaje de cartón que necesitas 

Por otra parte, cuando vengan nuevos trabajadores al almacén, podrán acudir a los documentos en los que se explique cómo está distribuido, cómo encontrar los productos o materiales que necesite, y cómo debe proceder.

2. Organizar un almacén con tienda física y e-commerce

Cada vez hay más tiendas que deciden abrir un e-commerce del propio negocio para vender también a través de internet, algo que se puede convertir en un caos si no se gestiona bien este paso a través de los almacenes.

Por tanto, antes de abrir la tienda online, asegúrate de contar con todas las medidas necesarias dentro del almacén para que no haya roturas de stock o problemas de compatibilidad, que suelen ser los errores más comunes.

3. Gestión de mercancías en el almacén: nivel mínimo de productos

Algo conocido de sobra por muchos, pero que se lleva a la práctica de manera precisa por pocos. Es muy importante conocer el umbral mínimo de productos y llevar un control para saber cuándo -y cuántos- es necesario adquirir más mercancía y no esperar a que se agoten y así generar retrasos innecesarios.

4. Salida de los productos

Si los productos son perecederos, esto es de especial importancia, ya que se trata de vender primero los productos con mayor antigüedad.

Esta técnica se denomina FIFO ( First-in, First-out) y forma parte de una gestión del almacén optimizada.

5. Proveedores

Los proveedores, aunque técnicamente sean una parte que no está relacionada con la empresa, sí que una buena relación puede tener resultados muy beneficiosos a corto y largo plazo, ya que, por ejemplo, si surge algún imprevisto en la gestión de tu stock y necesitas encargar más, una buena relación con tus proveedores te puede salvar en más de un apuro.

  1. Software e inventario físico
LEER -  ¿Por qué tiene tanto éxito el papel engomado? 

Los nuevos tiempos también han llegado a los inventarios, donde el conteo manual es muy difícil de sustituir-de momento- pero su gestión y control se puede llevar a cabo a través de un software especializado que es una gran ayuda.

¿Un ejemplo de software? NCH, un programa gratuito. O el propio Microsoft Excel, del que muchas veces no se saca todo el partido que se podría.

7. Derivar el control del inventario

Algo que cada vez gana más popularidad es derivar el control del almacén al fabricante o mayorista. Esta técnica se conoce como Dropshipping y muchas empresas ya lo ofrecen como parte del servicio, algo que, sin duda, te puede evitar muchos quebraderos de cabeza.

Como verás, el proceso de control del inventario en el  almacén es una parte fundamental a la hora de planificar el funcionamiento de tu empresa, ya sea grande o pequeña. En definitiva, un control de almacén sólido te ayuda a evitar el deterioro de los productos, ahorrar costes en almacenamiento y ayuda a mejorar el flujo de caja.

Conclusión sobre cómo gestionar el inventario de tu almacén

Nuestra recomendación es que realices un análisis interno de los proceso logísticos de tu empresa para valorar que mejoras puedes realizar siguiendo los puntos comentados a lo largo del artículo relacionado. Por otra parte si crees que necesitas resolver alguna duda en referencia maquinaria de embalaje no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos encantados 😉

2 Comentarios

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *